¿POR QUÉ DE CORCHO?

¿Qué es el corcho?

El corcho es el producto que se obtiene a partir de la corteza del alcornoque.
Es una materia prima 100% natural, renovable y sostenible. A lo que se le suman otras muchas propiedades, como que es ligero, flexible, impermeable, aislante, ignífugo o hipoalergénico. Todo ello hace que sea
un excelente material de la naturaleza.

¿Cómo se obtiene?

Se extrae de la corteza del alcornoque sin que sufra ningún daño, puesto que no requiere la tala del árbol. El proceso de extracción de la corteza se hace de forma artesanal cada 9-12 años ya que es el tiempo que tarda en volver a regenerarse, así se ayuda a aumentar la esperanza de vida de los árboles, no se produce ningún tipo de contaminación y no se perjudica al ecosistema.
Una vez extraído, las cortezas se agrupan al exterior durante casi un año, para que se sequen y pierdan su humedad. Posteriormente se hierven, consiguiendo limpiar las impurezas, mejorar la elasticidad y aumentar su volumen.

¿Y la tela de corcho?

La tela se consigue al juntar unas finas láminas del corcho obtenido de la corteza del alcornoque, secadas y tratadas, y uniéndolas a una base textil. Esto hace que junto a las propiedades innatas del corcho, sea un material muy resistente, elástico y de larga duración equiparable al cuero, usado para bolsos, zapatos y todos los accesorios que nuestra creatividad sea capaz de imaginar.

¿Y por qué tener corcho en nuestra vida?

Es una alternativa al cuero porque no daña a la vida animal en ninguno de los pasos de su producción, lo que hace que se convierta en un recurso ecológico para nuestro planeta.
Además, el alcornoque favorece la lucha contra el cambio climático limpiando la atmósfera con su alta absorción de CO2 durante la fotosíntesis.

Teniendo esto en cuenta, empecemos a usar materiales ecológicos en nuestro día a día, porque las decisiones que tomemos hoy, serán las repercusiones que le dejemos a nuestro planeta para el futuro.

¿Qué es el corcho?

El corcho es el producto que se obtiene a partir de la corteza del alcornoque.
Es una materia prima 100% natural, renovable y sostenible. A lo que se le suman otras muchas propiedades, como que es ligero, flexible, impermeable, aislante, ignífugo o hipoalergénico. Todo ello hace que sea
un excelente material de la naturaleza.

¿Cómo se obtiene?

Se extrae de la corteza del alcornoque sin que sufra ningún daño, puesto que no requiere la tala del árbol. El proceso de extracción de la corteza se hace de forma artesanal cada 9-12 años ya que es el tiempo que tarda en volver a regenerarse, así se ayuda a aumentar la esperanza de vida de los árboles, no se produce ningún tipo de contaminación y no se perjudica al ecosistema.
Una vez extraído, las cortezas se agrupan al exterior durante casi un año, para que se sequen y pierdan su humedad. Posteriormente se hierven, consiguiendo limpiar las impurezas, mejorar la elasticidad y aumentar su volumen.

¿Y la tela de corcho?

La tela se consigue al juntar unas finas láminas del corcho obtenido de la corteza del alcornoque, secadas y tratadas, y uniéndolas a una base textil. Esto hace que junto a las propiedades innatas del corcho, sea un material muy resistente, elástico y de larga duración equiparable al cuero, usado para bolsos, zapatos y todos los accesorios que nuestra creatividad sea capaz de imaginar.

¿Y por qué tener corcho en nuestra vida?

Es una alternativa al cuero porque no daña a la vida animal en ninguno de los pasos de su producción, lo que hace que se convierta en un recurso ecológico para nuestro planeta.
Además, el alcornoque favorece la lucha contra el cambio climático limpiando la atmósfera con su alta absorción de CO2 durante la fotosíntesis.

Teniendo esto en cuenta, empecemos a usar materiales ecológicos en nuestro día a día, porque las decisiones que tomemos hoy, serán las repercusiones que le dejemos a nuestro planeta para el futuro.